Monday, December 11, 2006




Clara O., redactora de Zona Churrinche*, escribe…

Hacelo vos

Por qué ZCH no quiere participar del Primer Concurso Nacional de Publicaciones Barriales:

Resulta que durante este fin de semana largo (8, 9 y 10 de diciembre) los integrantes de la revista ZCH fuimos a una capacitación que ofrecía el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación en el marco del Primer Concurso Nacional de Publicaciones Barriales llamado Contalo vos. Según nos habían dicho (y nosotros aplicadamente creímos), concurrir a este encuentro era un requisito indispensable para poder participar del concurso que era en definitiva lo que más nos importaba. Una vez que llegamos, el viernes mismo en la apertura, nos enteramos que el premio, de por sí minúsculo (te financian durante un año la impresión bimensual de 500 ejemplares de tu revista en papel obra, a cuatro pliegos, blanco y negro a excepción de la tapa y contratapa que va a dos colores), era una excusa y que lo importante, para los organizadores, era que las diferentes organizaciones participantes fortalecieran sus prácticas comunitarias a través del intercambio de experiencias y de los contenidos trasmitidos durante la capacitación (qué es la educación popular, de qué hablamos cuando hablamos de comunicación participativa, de identidad, de memoria y de género, cómo se arma un proyecto social fueron algunos de los ejes que definieron el trabajo de los tres días). En relación a esto último nos dieron un manual que dijeron que convenía leerlo antes de armar el proyecto.
El staff de ZCH se sintió inmediatamente convocado por el concurso desde el primer día que vio los carteles en la calle y por eso decidió inscribirse. Y sí, la palabra “barrio” y sus derivados son casi un tesoro para nosotros. Pero desde nuestro proyecto editorial siempre intentamos desarmar toda idea cristalizada de barrio, confrontar diversas versiones del mismo, apelar a las diferentes voces que lo significaron históricamente y a aquellas otras que hoy lo llenan de sentido, ver cuáles son las prácticas que lo atraviesan y lo conforman materialmente. Nada de esto encontramos en Contalo vos. “Antes de pensar en qué es un barrio hay que empezar por solucionar los problemas más urgentes que hay en él: el hambre, por ejemplo” podría decirme alguien. Y yo comparto, totalmente, sólo que me hace ruido la construcción del barrio que suena detrás del concurso. Creo que acá estamos, otra vez, ante otra de las potencialidades un tanto monstruosas del Estado argentino. Si tuviera que reponerle a alguien, a algún interesado, qué concepción de barrio bajaron desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación a través del concurso Contalo vos durante los tres días de capacitación, diría lo siguiente:

Para el Estado nacional el barrio es la mínima unidad divisible del territorio argentino según la cual conviene dividir a éste último a los fines de doblegar todo intento de resistencia respecto de la repartición desigual de los recursos públicos. Esto es así porque el hecho de que en cada barrio existan lazos de vecindad permite la auto-generación y la auto-gestión de los recursos vecinales para la solución de problemas (desde el hambre, pasando por el desempleo y el embarazo adolescente, hasta la falta de un foco en el alumbrado público). Un ejemplo: si en un barrio “x” las calles no están asfaltadas y por eso los niños que allí viven no pueden ir a la escuela los días de lluvia, es el propio sentimiento de pertenencia al barrio, que como tal conviene que el Estado fomente e hiperbolice, el que determina que los vecinos consideren la pavimentación como problema de responsabilidad compartida ante el cual la comunidad debe buscar participativamente las soluciones más eficaces. He ahí la función de lo comunitario: buscar en forma participativa soluciones para resolver cuestiones que les atañen a todos. El Estado debe enseñar a encontrarlas a través de la puesta en marcha de los propios recursos comunitarios (aunque más no sea de la fuerza de trabajo de los vecinos de la que la comunidad dispone gratuitamente). El Estado puede además facilitar algunos de los recursos faltantes a través de la organización de diversas instancias, por ejemplo, de concursos en cuales las diferentes comunidades barriales participan a través de la presentación de sus “proyectos sociales” que serán debidamente evaluados por funcionarios idóneos que decidirán, de entre todos, cuáles serán financiados por el Estado y en qué porcentaje. Dado que muchos proyectos no podrán solventarse estatalmente, debe quedar claro que la responsabilidad es siempre de los actores (por ejemplo, de la administradora del comedor de la comunidad “x” que no supo explicar bien en su proyecto las consecuencias y el impacto que podría acarrear para su barrio que los chicos se quedaran sin el almuerzo, cena, merienda, etc.). Para inculcar esta responsabilidad ciudadana es necesario que el Estado capacite a los vecinos para la correcta confección de los proyectos sociales a ser presentados en los diversas instancias que el Estado tiene la obligación de organizar.

*Si querés saber de qué trata nuestra revista entrá en www.zonachurrinche.blogspot.com

11 comments:

pablo said...

El problema más grave no es el intento de impulsar la auto-gestión desde la mirada de comunicación comunitaria-alternativa que no son lo mismo pero para ellos sí; sino mas bien que la relación entre capacitandos-capacitados esta ligada a una construcción terriblemente hegémonica de los quieren ser el prt, o el pj (ya es lo mismo, bah) y no les sale.

Estertor de palabras, conducir lo que todavía no nació, pasear los manuales como recetas de laboratorio, en fín todo lo que un partido marxista-leninista-payasista debe hacer.

Saludos y linda revista!

niñacriolla said...

Claro, va muy por ahí el disgusto que Clara O manifiesta, creo yo. Sumado al hecho del acento que se pone en esa falsa responsabilidad desplazada y funcional a los trotes hegemónicos. mató lo de "payasista".

pablo said...

gracias, niña, siempre un comentario cálido desde las sombras rosas de tu baulera.
Besos!

Clara O. said...

Hola Pablo y niña criolla!
Les cuento otra cosa: lo peor de todo era que no se podía criticar a Kirchner, por lo menos dentro de mi grupo de trabajo, quiero decir, no había consenso para hacerlo. Y es cierto, mucha gente "tradicionalmente" de izq. se sumó al pj kirchnerista. Sí, sí para mí tb hay construcción hegemónica, la del estado en su condiciones actuales que se las ingenia para reabsorver cualquier foco que pueda convertirse en algo verdaderamente crítico. En este punto entra en juego lo de la "capacitación".
Otra cosa: ¿te conozco, pablo? Pregunto porque cuando leí tu post t confundí con otra persona.
Besos.

Sole said...

Hola Hna:
Para mi, en este caso, es como que el Estado se hace presente para ausentarse del barrio.
Este tipo de capacitaciones tiene como objetivo buscar que los miembros de las comunidades resuelvan los problemas que se generan gracias a la ausencia del Estado;
sin dejar de promover, al mismo tiempo, el fortalecimiento y la reproducción de las prácticas y discursos hegemónicos para que la "autogestión" no se convierta en una posibilidad de generar nuevas alternativas críticas.
Celebro la decisión de ZCH.
Besos.

Clara O. said...

hna, creo q la decisión todavía no está del todo tomada... Veremos qué sucede...

Eliana said...

Efectivamente aún no tomamos ninguna decisión porque no lo charlamos entre todos lo que integramos el proyecto. Más que obvio es el hecho de que todos compartimos los argumentos de Clara (no sé si a alguien le queda alguna duda). Cierto es también que ya sabíamos con qué nos ibamos a encontrar antes de participar, ¿no?, tampoco es que "el ministerio de desarrollo social nos traicionó y terminó con nuestra ilusión". Si elegimos participar, en un principio, fue porque veíamos en esto una posbile forma de financiar nuestra revista -problema fundamental en el que nos encontramos, ya que sin revista no hay posibilidad de soporte para protestar-. Y si ahora decidimos no participar, yo voto por una decisión responsable, en la hagamos efectiva y conocida nuestra decisión de no participar; que hagamos llegar a organizadores y participantes nuestra decisión y argumentos, que encabecemos una lucha real contra "estos modos de concebir lo comunitario". Podemos seguir armando blogs, pero para leerlos hay que tener "derecho a Internet".

Clara O. said...

Yo tb voto por lo mismo, por la decisión responsable, porque la demos a conocer, porque hablemos incluso con el coordinador del concurso, etc. No fue otra la idea del texto.
Besos.

pablo said...

No sé clara si nos conocemos!. Pero podría ser.
Ojo, y esto no es una lupa para leer internas porque no sirven pa un carajo. Pero el proyecto se los dió Alicia a los perretianos pero sin fondos. Y los nabos en vez de abrir para financiar lo cerraron y dieron tan poco. O sea, culo de botella.
Ese es el problema de la lógica de ventanillas y del loteo. Y lo que es peor es que este gobierno si tiene (para bien o para mal) unas cuantas políticas de estado (por ejemplo la ley de educación) y la comunicación,Albistur, no es solo contratos en radios nacionales, en valijas a clarín o hadad, o en afiches callejeros.
Tampoco desde una revista barrial cambiamos el mundo, pero por suerte, lo podemos leer de otra manera. El indio decía una frase que me resuena en la cabeza "una canción no va a cambiar el mundo, pero sí puede cambiar mi mirada del mismo!.
Si Uranga lo hubiese hecho....
Besos!

Clara O. said...

"Vamos quiero una explicación
será que mi obra social
no me proteje de la rabia
será que me cojieron mal
que no me trago la charada"

Podríamos hacer una especie de duelo de citas babasónicas... jijiji

Y sí, obvio que hay políticas de estado, eso fue lo que se concretizó para mí los días de contalo vos. Y confieso que me aterran un poco. Las políticas "monstruosas" del Estado Argentino...

pablo said...

dale, me gustó, pero se me acaban los discos!!!
Al final no se si nos conocemos o no, pero ya no importa porque nos conocimos como pudimos conocernos.
Besos!!