Friday, March 09, 2007

Fuerte en sus manos


La tinta se acaba, como todo.
La merca se acaba, la vida es fascista.
Santiago Llach, “Abajo del agua” (2002)


Así como jugando
ella aspiraba a mucho.
Él estaba súper drogado y a ella
qué envidia le daba
y le regaló una hoja toda rayada de rojo
donde había algunas líneas.

Confidente mío,
con las palabras que junto
yo te conjuro
en cada cavidad
te dejo un tesoro
en el lugar bien pequeño
que fue de todos
mi mano de aguja
te coció otro ombligo.


¿No te conté
que me había salido otra boca
saltado un ojo
brotado cosas
que ahí nomás, en la calle
me había crecido el lío?
Cirujeada como andaba
en las costras de la piel
las líneas se me fueron
hoy: no hay ya más
pan que no tenga dientes
droga que no tenga sangre
tinta que no tenga lengua
furia que no tenga oídos.

3 comments:

niñacriolla said...

No te fuiste! volviste, lor,
j' suis ta fann, j' remercie q tu écrives! (no sé si era así el subjuntivo: corregime, profe)

niñacriolla said...

ah! y el poema deja claro que estos días libres ya te empezaron a "empoderar" como dice Ofe. Brindo por eso.

Clara O. said...

Hola amiga!!!!
El aire de mar si que me empodera, pero en gral se va pronto...
Estas bien vos? Et je crois que le subjonctif c´est parfait!!
Un besote grande!!